jueves, 20 de mayo de 2010

COMO AHORRAR ESPACIO
EN NUESTRO TALLER DEL BRICOLADOR

 Para aprovechar bien los espacios debemos tener clara nuestras necesidades, es evidente que una producción industrial no la podemos realizar en unos pocos metros cuadrados, pero sí es cierto que un taller no muy grande nos puede permitir grandes posibilidades.

Dentro de las funcionalidades que podemos darle a nuestro taller es aprovechar los espacios que nos ofrecen las paredes: estas las podemos decorar con muebles de cocina (muebles altos de 35 cm de fondo) que pueden ser viejos o adquirirlos por separado de retales, liquidaciones, etc.

Estos muebles nos servirán de almacén de maquinaria electro-portatil, de tortillería, accesorios, consumibles, etc también podemos colocar estanterías fabricadas por nosotros mismos que nos permitan colocar todo aquello que necesitamos con cierta frecuencia pero que a su vez necesitamos dejar en algún lugar.

Los muebles de cocina los podemos adquirir solos sin las puertas para que sean más económicos y de tableros blancos canteados podemos hacer nosotros mismos las puertas y embisagrarlas.

En nuestro taller necesitamos con cierta frecuencia un banco mas amplio que el que tenemos, para realizar trabajos con puertas, encimeras de mesas, encolado de balaustradas… si no disponemos de un espacio amplio como decimos, podemos resolverlo colocando a este un tablero grueso del mismo ancho que el banco al que sujetaremos a este con tornillos (yo aconsejo tornillos de ensamble de 6mm de grosor como mínimo)

Dispondremos de otro tablero del mismo ancho que el primero como unos 40 cm de ancho aproximadamente y algo mas largo que el banco que tengamos. A este tablero le uniremos con bisagras al otro, mejor si estas son pernios o similar para que sea consistente la unión.

Dejaremos que este tablero cuelgue por detrás del banco cuando no necesitemos un banco ancho. A modo de libro

De otro modo cuando necesitemos un banco mas ancho, levantaremos este segundo tablero que queda al mismo nivel y al que le colocaremos unas patas supletorias de 8x8 cm de ancho y del mismo alto que el banco, estas podemos dejarlas fijas a la encimera con bisagras o amarrarlas con tornillos. De este modo la parte consistente del banco siempre esta próxima a nosotros y la mas “endeble” queda detrás evitando percances. Este sistema es muy práctico si nuestro espacio es pequeño para encolar piezas grandes, lijar puertas…etc.

Este pequeño consejo es muy práctico si le colocamos ruedas al banco. Este elemento hay que tener ciertas consideraciones al hacerlo, no es una de las medidas aconsejables, ya que se puede mover mientras trabajamos y provocar accidentes o que las piezas se muevan mientras trabajos. Para evitar esto las ruedas deben ser de nailon, consistentes y provistas de frenos para que no se muevan.

Otro elemento en la línea que venimos contando de colocar ruedas para adaptar los espacios de trabajo, estas las podemos colocar en ciertas máquinas estáticas como en las sierras de cinta, máquinas combinadas, etc, máquinas que no son muy pesadas y que podemos mover para adaptar el tallercito a nuestra demanda en ese momento.

A la hora de colocar las ruedas es IMPORTANTÍSIMO asegurarnos de que donde las coloquemos no se muevan ni el bastidor se parta, deben estar provistas de frenos y quedar la máquina completamente inmóvil cuando trabajemos con ella para evitar accidentes. OJO con este aspecto, todo se puede hacer pero siempre con la certeza y cuidando que cumple las medidas de seguridad y que no provocaremos accidentes innecesarios.

 


Tags: bricolaje, carpinteria, madera, taller de carpinteria

Comentarios